RENOVAR TU VIDA

Article: Renovating your life, by Tanis Helliwell

por Tanis Helliwell

Estoy en plena renovación de mi casa. Probablemente hayas pasado por esto, así que SABES lo que es vivir escuchando el martilleo, soportar el polvo y los retrasos. Suena terrible, ¿no? Sin embargo, encontré oro entre medio de todo el escombro. Sobre todo, yo DECIDÍ hacer la renovación, y esta es la principal razón por la que estoy escribiendo esto.

Retrocedamos un poco, ya que quiero hablar de cómo fue mi vida estos últimos meses. Mi creatividad fue nula. En parte, esto se debe a mi cansancio por haber dado seis cursos en Europa sin parar. Otra razón son los constantes problemas de salud de mi pareja. La tercer razón tiene que ver con discordias familiares... por decirlo suavemente, en comparación con lo que sucede realmente. Para colmo, tengo muchas tareas por hacer de lo que menos me gusta, el trabajo administrativo e informático: mantener al día el International Institute for Transformation (al que amo).

Ahhh, ahora que ya escuchaste la letanía de la sobrecarga (con la que puede que te sientas identificado), me gustaría compartir contigo el regalo que descubrí en medio del caos. Puede que me preguntes: ¿por qué elegirías agregar más estrés del que ya existe en tu vida? Buen punto, normalmente estaría de acuerdo contigo. Sin embargo, bajo estos factores de estrés en mi día a día, siento cómo se están removiendo profundas corrientes subconscientes, y cómo están comenzando a salir a la superficie. Esto requiere una respuesta diferente.

Cuando la creatividad desaparece y no podemos vislumbrar qué es lo que el espíritu nos llama a hacer a continuación, no podemos forzar las cosas. Eso solamente enturbia más las aguas. Estamos en un período de pausa, y debemos entregarnos a esto y esperar hasta que la luz comience a brillar en la oscuridad otra vez. Este es el período que Jung denominó la sombra. Un período en el que termina nuestra manera habitual de hacer las cosas, pero una nueva todavía no nació. Es un período de vacío en el mundo exterior y un período de gestación en el interior. Es un período que nos impulsa a confiar profundamente en el plan divino, en que no nos abandonaron y en que la inspiración va a volver y, con ella, la energía para avanzar y manifestar el siguiente paso en nuestro destino.

Es un período en el que todo el trabajo se esta llevando a cabo en el inconsciente, algo que no vemos ni conocemos hasta ese momento bendito en el que lo desconocido sale a la superficie y se transforma en conocido. Este período está ante mi. No es solo mi sombra personal sino la sombra de mi familia más y menos cercana. Es una profunda herida ancestral que nos está instando a sanar. Y se está sanando en el inconsciente mediante el amor, la entrega, la aceptación e incluso la gratitud que le envío.

Al mismo tiempo, es la herida colectiva del mundo que está saliendo a la superficie que pide sanación. Y así como permito la sanación en mi linaje, la permito en el colectivo. No hay diferencia. El permiso hecho sin juicios es la actitud más importante.

¿Y esto qué tiene que ver con la renovación de tu casa? Escucho que preguntas. Mi respuesta es que estoy destruyendo todo lo antiguo que ya no alimenta mi alma y estoy creando una estructura y un contenedor nuevos que me representa mejor en este momento de mi vida. Estoy actualizando mi vida al presente y soltando el pasado. Ya sea que tiremos ropa que ya no usamos o que redecoremos la casa, el objetivo es el mismo, y el otoño en la naturaleza es el momento perfecto para hacerlo, tal como dice la biblia "Junten el trigo y tiren la paja". En este momento, mientras espero el nacimiento del proceso en gestación, puedo preparar el medio exterior para darle la bienvenida. ¡Esto es un regalo y una bendición!