¿Qué es una transformación espiritual?

Una conversación entre Tanis Helliwell y Verena Deeken

 "Cuando rompemos esas barreras autoconstruidas entre el ego y el alma, y entre nosotros y los demás, nos convertimos realmente en una personalidad infundida por el alma"

¿Qué es una transformación espiritual?

T: La transformación espiritual se produce casi de manera natural cuando las personas experimentan más dolor que alegría. Muchos han buscado la manera de obtener la mayor cantidad de cosas materiales posible. Luego en algún momento se dieron cuenta de que siguen sin ser felices. Mediante esta toma de conciencia, llegan a una de dos posibles conclusiones: o todavía no tienen suficientes cosas materiales, con lo cual deciden conseguir más, o se dan cuenta de que están viviendo de una manera que nunca les traerá felicidad duradera.

La segunda conclusión es un descubrimiento espiritual que lleva a las personas a establecer una nueva serie de valores en donde se dicen a sí mismos "Nunca voy a conseguir una base firme si continuo comprando cosas materiales, yendo de vacaciones o buscando entretenimientos. Tengo que encontrar la paz y la felicidad dentro de mí, y para hacer esto tengo que cambiarme a mí mismo".

La transformación espiritual es un movimiento global

Es interesante notar que la transformación espiritual es un movimiento masivo que se está produciendo en todo el mundo, y que es muy reciente en la historia humana. Hasta hace 50 años, existía una serie de valores bastante homogénea en todas las sociedades en cuanto a la religión y las normas de conducta, que es lo que yo llamo los valores antiguos. Más tarde vimos el colapso de estos valores con el surgimiento de la tecnología y con las dos guerras mundiales, especialmente en Norteamérica y en Europa. Se estableció una nueva serie de valores basada en el materialismo.

El sufrimiento surge del apego hacia las cosas materiales del mundo.

Por esta época, se expandió un movimiento contrario desde el mundo oriental hacia el occidental. Este movimiento incluía la meditación, el budismo, el hinduismo, el yoga, diferentes disciplinas que apuntan a la misma enseñanza: el sufrimiento surge del apego hacia las cosas materiales del mundo. Estos pensamientos "orientales" se infiltraron en nuestra conciencia global y nos ofrecen una ruta alternativa hacia la felicidad, ya que se oponen a la del materialismo que es la que había estado persiguiendo el mundo occidental.

Algunas personas, sin embargo, buscan volver a sentir la seguridad que proporcionaban los valores antiguos que funcionaban hace 50 años. Buscan seguridad en el cristianismo, en el islam y en otros tipos de fundamentalismo que se basan en la creencia de que "solamente" Jesús, Alá, etc podrá salvarlos y que la felicidad eterna se puede experimentar solo después de la muerte. Es importante notar que el fundamentalismo también puede aparecer en el ámbito de la ecología, de la salud, de la espiritualidad y en muchos otros movimientos. Cualquier movimiento que diga "Yo conozco la respuesta y todos los demás están equivocados" es esencialmente fundamentalista. Se remontan al antiguo sistema comunitario de "nosotros contra ellos".

Lo fundamentalistas suelen ser generosos, amorosos y compasivos pero su sistema de creencias está basado en un sistema de valores antiguo que ya se está derrumbando. Están intentando simplificar la diversidad del mundo en una idea antigua que comparte una comunidad limitada de personas. Intentan rodearse de personas que piensan y actúan de la misma manera, e intentan volver a esa sensación de seguridad en lugar de avanzar hacia lo nuevo en el mundo.

Entonces, ¿lo que quieres decir es que ellos no lidian con los asuntos actuales más complejos que todos enfrentamos, sino que piensan que todo es blanco o negro, bueno o malo?

T: Todos quieren sentirse amados y apreciados y cada uno puede tener una respuesta a las cuestiones urgentes que enfrentamos. La transformación espiritual es superar la etapa de creer que una persona nos va a salvar; este tipo de pensamiento está basado en los valores antiguos que buscan al padre bondadoso y a ser el hijo de otra persona para sentirse seguro otra vez. La interpretación que tiene una persona de Dios puede ser demasiado estrecha. Cualquier interpretación que excluya a los demás es estrecha.

Para comprender la paradoja de encontrar nuestra propia verdad y aceptar la verdad de los demás, para comprender la complejidad del mundo como un todo, necesitamos un enfoque abierto e inclusivo que se centre en la escucha profunda y en la compasión.

¿Qué sucede durante una transformación espiritual?

T: La transformación espiritual es permitir que ninguno de nosotros tenga todas las respuestas. Permitirnos experimentar lo desconocido, permitir que las creencias antiguas que se basan en el miedo y en la escasez se disuelvan, permitirnos cometer errores y amarnos en el proceso. Y continuar puliendo nuestro camino dia a dia y amar, perdonar y confiar en los demás, en nosotros mismos y en el espíritu mientras buscamos soluciones en nuestra vida personal, laboral y global.

Acabo de leer el libro "Dying to be me" (Muero por ser yo en español), donde escribe acerca de su experencia cercana a la muerte y el amor incondicional que la rodeó. Lo describe como un sentimiento de compasión y comprensión profunda y no solamente como un sentimiento de perdón porque el perdón tiene, sin embargo, un matiz de juicio, de "me heriste pero te perdono". El amor incondicional no hace juicios.

T: Para la mayoría de las personas, la compasión y la comprensión profunda surgen del perdón hacia los errores que creemos haber cometido o que creemos queotros han cometido. Primero tenemos que ser capaces de perdonar para luego alcanzar la compasión. La confusión, la ansiedad y el miedo por un lado, y la esperanza, las oraciones y las intenciones por otro lado forman el camino que nos lleva a ser auténticos. Para honrar este camino, tenemos que admitir en qué parte del proceso realmente estamos, nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles, qué esperamos desarrollar y, además, pedirle al espíritu que nos ayude. Evolucionamos paso a paso. Si no estamos preparados para reconocer la verdad y aceptar nuestras fortalezas y nuestros miedos, entonces el espíritu no podrá trabajar con nosotros.

El camino es ser auténticos y saber que lo que es auténtico ahora puede no serlo el año próximo porque habremos crecido.

El objetivo de la transformación espiritual

Lo que podemos hacer es esto. Si nos aceptamos a nosotros mismos y a los demás tal cual son, no nos presionamos por alcanzar la iluminación. Porque ¿qué pasa si no alcanzamos la iluminación? ¿es nuestra culpa? ¿nuestra vida es un fracaso? La iluminación no es algo que elegimos, sino que el espíritu nos brinda. Es la gracia.

Todo lo que podemos hacer es vivir el momento con integridad, expresar nuestra propia verdad y sentir compasión hacia nosotros mismos y hacia los demás. Así, vamos a evolucionar espiritualmente de manera natural y vamos a llevar esto a nuestras relaciones. El espíritu nos dará oportunidades para desarrollarnos. Todo lo que tenemos que hacer es mantenernos presentes y aceptar incondicionalmente las oportunidades y los desafía que el espíritu nos presenta.

Es como que es hora de salir del closet espiritual, tenemos que sincerarnos y hacer nuestro camino para que todos lo vean.

T: Así es. Hay ciertos puntos de nuestro desarrollo en los que necesitamos protegernos, ya que estamos muy vulnerables actualmente porque los valores antiguos ya no funcionan y los nuevos no están totalmente estables todavía. En última instancia, sin embargo, tenemos que ponernos de pie y, tal como tú dices, tomar riesgos en el mundo real en lugar de mantener nuestra vida espiritual y nuestros valores en privado. El espíritu nos va a ayudar a hacer esto.

Tenemos que examinar nuestro inconsciente, nuestra sombra. Ahí yace el verdadero poder.

Las tres etapas principales de la transformación espiritual

¿Dirías entonces que todos los conflictos que vemos en el mundo, que yo misma estoy viendo en mi vida personal ahora mismo, son las sombras del inconsciente que están saliendo a la luz?

T: Tenemos que examinar nuestro inconsciente, nuestra sombra. Ahí yace el verdadero poder. Si no hacemos consciente lo inconsciente seguiremos proyectando nuestros miedos no resueltos en los demás, y eso será perjudicial tanto para nosotros como para ellos. Existe una manera de encontrar esas sombras y lo inconsciente, que es el camino de la transformación espiritual.

El primero de los tres pasos que atravesamos en este camino suele ser un momento en el que sentimos un gran dolor físico, emocional o espiritual y queremos escaparnos de ese dolor y encontrar la felicidad. A menudo, esto se convierte en una búsqueda del espíritu, o de Dios. La búsqueda de la felicidad es, en definitiva, la búsqueda del espíritu. Este es el punto de partida de la mayor parte de las personas.

Y esto nos lleva al segundo paso, que es donde aprendemos a perdonar, a sentir una compasión profunda, a aceptar las situaciones difíciles y a los demás, y a comprendernos más profundamente. Empezamos a equilibrar las emociones de ira y desesperación. Empezamos a adquirir una posición neutral y desapegada y dejamos de intentar retener la escurridiza felicidad. Durante este proceso, es común recurrir a un mentor personal o a un psicoterapeuta para integrar más partes de nosotros mismos que desconocemos y para sanar heridas antiguas. Esto nos ayuda a estabilizar más la personalidad.

Durante el tercer paso, tenemos que encontrar y absorber las partes inconscientes u oscuras que tal vez sigamos proyectando en otros. Nuestras sombras son inconscientes y, por lo tanto, no las reconocemos. Enfrentar nuestras vergüenzas y nuestras culpas requiere un coraje inmenso. En esta etapa, quizá descubramos que nuestra perfecta madre no nos amaba o cuidaba en realidad, que nuestro padre nos controlaba, que fuimos crueles sin querer con los demás. Este conocimiento puede ser tan doloroso que lo olvidamos y lo excluimos de la conciencia, pero la herida sigue existiendo en nosotros y es necesario sanarla.

Esos prejuicios y heridad desconocidos e inconscientes tienen que entrar en nuestra conciencia. Este es un paso muy importante, y se necesita mucho coraje y valentía para admitirnoslo a nosotros mismos y a otros, y a no ponernos a la defensiva cuando otros nos acusan o a no sentirnos avergonzados cuando nos lo admitimos a nosotros mismos. No tiene porqué haber vergüenza o culpa en esta etapa del camino espiritual.

Es esencial darnos cuenta de que el dolor que surge de los apegos del ego, y los miedos y deseos tanto nuestros como de otros son lo mismo. Cuando rompemos esas barreras autoconstruidas entre el ego y el alma, y entre nosotros y los demás, nos convertimos realmente en una personalidad infundida por el alma.